Mapa de las comunidades autónomas españolas con Tabarnia.

Hoy, desde Plataforma por Tabarnia, ponemos a disposición de todos los españoles el primer mapa autonómico de España que incluye Tabarnia. Puede descargarlo pulsando aquí. Muy pronto también tendremos el mapa de Tabarnia.

Aprovechando esta oportunidad vamos a aclarar seis dudas que nos habéis hecho llegar a través de nuestro correo electrónico (info@tabarnia.org) o al de la Coordinadora por Tabarnia (contacto@cptabarnia.org) que agrupa todas las asociaciones a favor de una autonomía propia para Tabarnia:

 

Tabarnia sí tiene precedentes

La totalidad del territorio que hoy día forma España ha compartido gobierno ininterrumpidamente desde los tiempos de los Reyes Católicos. Hemos pasado por muchas formas de gobierno diferentes, desde monarquías absolutas, monarquías parlamentarias, repúblicas o dictaduras. También hemos vivido una amplia variedad de divisiones administrativas, pero la más importante vivida en los últimos siglos fue la división territorial de 1833, que se ha mantenido hasta hoy sin demasiadas variaciones.




Tabarnia tiene una base histórica bastante solida como ya explicamos en otro artículo, pero en cualquier caso ni mucho menos la primera vez que surge un nuevo territorio administrativo español sin una base histórica previa. En la división administrativa de 1833 surgieron provincias nuevas rigiéndose por criterios de población, extensión y coherencia geográfica. Fue el caso por ejemplo de Almería y Málaga (desgajadas de Granada) o de Huelva (separada de Sevilla). Y el resultado no ha sido malo, probablemente ninguna de esas provincias votaría a favor de su reunificación.

Los nombres de las nuevas provincias se cogieron exclusivamente guiándose por el nombre de sus respectivas capitales, como hicimos cuando pusimos nombre a Tabarnia. Y en aquel momento no se respetaron los enclaves aislados, ni los límites tradicionales si había un motivo de peso, como accidentes geográficos o motivos de población, como es el caso de Tabarnia.

 

Cataluña ya intentó cargarse a Tabarnia antes de iniciar el procés

Los que somos de Tabarnia sabemos que los gobiernos separatistas nunca han cesado en su empeño de acabar con la influencia de Barcelona y su área metropolitana (para poder tener las manos libres). Pujol acabó de un plumazo con la Corporación Metropolitana de Barcelona, que ocupaba gran parte de la parte más productiva de Tabarnia; después el Tripartito de Montilla quiso instalar las veguerías cargándose las cuatro provincias catalanas y creando 7 u 8 nuevas entidades administrativas más sumisas, y por último Artur Mas utilizó a Barcelona como su banco particular, expoliando el dinero de los tabarneses y minando su capacidad de emprender.

 

El nombre de Tabarnia sí tiene sentido

La ley que permite el cambio de nombre de las provincias data de 1986, sin embargo, tres años antes en 1983, la comunidad autónoma de Oviedo cambió su denominación por Asturias, antes incluso, en 1982, la comunidad autónoma de Santander pasó a llamarse Cantabria y todavía antes Logroño se cambió el nombre por La Rioja. Queda sobradamente demostrado que una vez que Tabarnia consiga conformarse en una nueva comunidad autónoma tiene que poder llamarse como le de la gana. Otras comunidades lo han hecho con o sin ley aprobada. Tabarnia no puede ser menos que nadie.

 

Tabarnia sí es factible

Gracias al artículo 143 de la Constitución Española Tabarnia es perfectamente factible, de hechoha llegado a plantearse ya en el Congreso de los Diputados:

Artículo 143: [“1. En el ejercicio del derecho a la autonomía reconocido en el artículo 2 de la Constitución, las provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas comunes, los territorios insulares y las provincias con entidad regional histórica podrán acceder a su autogobierno y constituirse en Comunidades Autónomas”
2. La iniciativa del proceso autonómico corresponde a todas las Diputaciones interesadas o al órgano interinsular correspondiente y a las dos terceras partes de los municipios cuya población represente, al menos, la mayoría del censo electoral de cada provincia.”]

También habría que tener en cuenta otros dos artículos más: el 144 y el 151. Hay quien dice que Tabarnia primero tendría que convertirse en provincia unificada, y luego pedir su independencia de Cataluña. Precisamente a ello viene a colación el siguiente punto:




Sí se pueden hacer nuevas provincias dentro de una comunidad

En 1927 Las Palmas decidió que quería tener su propia provincia y se separó de Santa Cruz de Tenerife. Desde entonces ambas provincias comparten la misma comunidad autónoma. Esta es otra prueba más que demuestra que cuando hay voluntad de diálogo se pueden solucionar los problemas y seguir colaborando. En este momento hay un evidente conflicto entre Cataluña y Tabarnia, y mientras la primera niegue la existencia de la segunda el problema seguirá encima de la mesa.

 

Cuando Castilla perdió terreno en favor de los “Países Catalanes”

En 1836 la provincia de Alicante, que había pertenecido a la antigua Corona de Aragón ganó terreno a costa de Albacete (Villena) y Murcia (Sax), que habían pertenecido a la antigua Corona de Castilla. Esta decisión la tomó Javier de Burgos, el por entonces secretario de Estado de Fomento del Gobierno de España.

“Esta decisión supuso una pérdida de terreno para Castilla pero fue bueno para España.”

Esta decisión, que supuso una pérdida de terreno para “Castilla” se hizo por el bien del conjunto del país, y nadie protestó. Con esto se desmiente la pertinaz cantinela independentista catalana que proclama que España está en contra de los denominados “Países Catalanes”. Es una memez que no soporta un análisis medianamente serio. Si cambiar los límites territoriales de una comunidad es bueno para sus ciudadanos, debe cambiarse. Tabarnia se encuadra en este tipo de cambios.

Antes de irte si quieres puedes visitar nuestra tienda tabarnesa.